Una de las razones para comprar un seguro de vida personal es para, en caso de lo peor, agregar una preocupación más a una familia adolorida.

Todo el proceso final de una persona puede resultar en gastos que pueden transformarse en una verdadera carga para hijos, padres o cónyuge. Con un seguro de vida podemos garantizar que no tendrán que preocuparse por el dinero en los momentos difíciles.