Esta es una pregunta que es muy fácil de responder:

¿Existe alguna persona como esposa, esposo, hijos, padres o algún pariente que dependan de nosotros económicamente?

Si la respuesta es “sí” entonces el seguro se transforma prácticamente en una obligación, a menos que quieras dejar a tus seres queridos desprotegidos.

¡Asegúrate ya!